Las inseguridades son el pan de cada día dentro de la comunidad gay, y uno de los temas que parece siempre ocupar nuestra mente y conversaciones es el tamaño del pene de alguien. No importa si somos activos, pasivos, si solo disfrutamos dando sexo oral o pasamos de largo esperando que nos llega a la mesa, conversar sobre el paquete de alguien o sobre el propio resulta  algo frecuente y esa conversación puede que nos lleve o haga que alguien se sienta inseguro. Es hora de dejar de sentirnos así, muchas de esas inseguridades son compartidas por muchos hombres, no estamos solos en la forma en que nos preocupamos por nuestro pipi.

Un estudio reciente le preguntó a más de 4.100 hombres sobre cómo se sentían sobre ciertos aspectos de sus genitales. También les hicieron preguntas sobre su comportamiento sexual y si su imagen sobre su propio miembro afectaba su vida sexual.

Leyendo el estudio se percibe que la mayoría de hombres nos sentimos muy satisfechos con dos aspectos: la cabeza del pene y si fuimos o no circuncisos.  Dos aspectos neutrales en que los hombres del estudio no mostraron ninguna preferencia fueron sobre el aroma o esencia de su pene y la forma o cantidad de venas en el mismo.

Acá empiezan a aparecer los aspectos que nos preocupan, de acuerdo al reporte el 27 por ciento de los hombres no les gusta el aspecto o cómo se ve su miembro cuando está flácido, 19 por ciento no se sienten felices con el aspecto que toma cuando tienen una erección, y al 15 por ciento no le preocupa el grosor.

Estos números afectan a los hombres en su comportamiento cuando están teniendo sexo, si ya tenían una imagen negativa sobre su pene puede aumentar su baja autoestima cuando se encuentren acompañados de otro u otros amantes. No sentirse satisfecho con sus genitales puede también llevar a que un hombre no reciba sexo oral por temor a la apariencia de su pene.

En la cara contraria de la moneda, cerca del 50 por ciento de hombres que se sienten satisfechos con su pene mostraron una vida sexual saludable con encuentros frecuentes por semana.

Es un estudio interesante, ya que actualmente tanto las redes sociales como los videos pornográficos muchas veces influencian la forma en que debe lucir  el pene, y muchos de nosotros con cada conquista anhelamos que la persona tenga una verga sobre el promedio, cualquiera que este sea. Afortunadamente muchos hombres superan sus inseguridades al entender que no importa el tamaño sino el desempeño en la cama y muchos pasivos así lo aseguran.

¿Qué piensan de este estudio?

 

Articulo traducido por Fabián Cardona para Revista Machio.

Tomado de Instinct Magazine

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social profiles