Revista Machio

#BigoteMulticolor

Me despertaba a las 5:00 am para masturbarme sin parar

Foto de Ekaterina Bolovtsova disponible en Pexels.

Crecí durante los años 60s, para mi generación la masturbación y la pornografía eran hobbies sanos, hoy veo el asunto con otros ojos.

Durante mi última relación, me despertaba a las cinco de la mañana, bajaba al primer piso y me empezaba a masturbar por horas mientras veía porno en línea. Mi compañero debe haberse dado cuenta pero nunca dijo nada, a pesar de que el sexo real entre nosotros era escaso. Él quería sexo pero a mí no me excitaba, me preocupaba más por los hombres modelos de los videos, incluso mientras la relación se desvanecía yo me negaba a aceptar el problema.

Ya estando soltero me podía masturbar tanto como quería, y el porno comenzó a dominar mi tiempo libre, comencé a notar una disminución en mis niveles de libido pero no disminuí el uso.  Ya luego comencé  a gastar mucho tiempo buscando un video que realmente me excitara lo suficiente para llegar al orgasmo. Si la adicción se caracteriza por una desensibilización del sujeto, yo era adicto al porno digital.

Luego me di cuenta que tenía un problema y encontré muchos sitios web que ofrecían ayuda a personas como yo, ahora entiendo que la industria del porno es  grande y lucrativa, que abusan de los actores, y que los sitios que ofrecen pornografía gratis están creando adictos.

Ya dejé de masturbarme, tengo una nueva pareja quién disfruta ser el centro de mi atención, ahora duermo mejor, sólo lamento haberme demorado tanto en encontrar esta paz.

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *