Los hombres que piden ayuda en Bogotá para evitar la violencia machista

“Bienvenido a Calma, la línea de escucha para hombres”, dice una voz masculina, tenue, pausada. “Estamos para oírlo y orientarlo”, añade.

Fuente BBC.

Minutos después contesta un funcionario de la Alcaldía de Bogotá experto en psicología para atender las angustias de algunos hombres de la capital colombiana.

Casi 2.000 hombres han llamado a la línea en 10 meses de existencia. Y unos 200 de ellos han aprovechado las 10 sesiones personalizadas a las que tienen derecho, gratis, solo por estar dispuestos a examinar sus emociones, pensamientos y actitudes machistas.

“Me estaba convirtiendo en el macho que nunca quise ser”, le dice a BBC Mundo Alex Rodríguez, un bogotano, panadero y artista de 31 años.

“Pero, como estaba preocupado de que estaba sintiendo esos típicos celos del hombre tóxico, llamé a la línea y me contestó Diana, una psicóloga que me dijo que los celos son normales, que todos los sentimos, y que lo importante es saber tramitarlos“.

La mayoría de los hombres que llaman a Calma lo hacen en medio de un ataque de celos: “Hemos descubierto que no solo a los hombres, sino también a las mujeres colombianas, los celos son algo que nos chifla”, dice María Fernanda Cepeda, experta en género en la división de cultura ciudadana de la alcaldía bogotana.

Henry Murrain, subsecretario en cultura ciudadana de Bogotá, añade: “Detrás del macho que todo lo puede, que todo lo controla, hay un hombre profundamente inseguro y atormentado”.

“Y es ahí, no solo desde los celos, sino desde una idea de la exclusividad y el control de la mujer, que se despiertan sus rabias más profundas y pueden convertirse en la persona violenta que, en la mayoría de los casos, no quieren convertirse”, explica el filósofo.

En Argentina, México y Perú, entre otros países, existen programas para atender a los hombres que cometen violencia de género, pero la mayoría de ellos se enfocan en victimarios ya condenados o son impulsados por organizaciones civiles.

La línea Calma, enfocada en la prevención de actitudes machistas, busca cambiar la cultura machista desde el sector público, al menos al nivel Bogotá.

“Se hace mucho esfuerzo en el empoderamiento de mujeres y en el trabajo con victimarios, pero nuestra aproximación, que es de carácter antropológico, busca es prevenir la violencia machista a través de una comprensión y atención de sus causales emocionales”, explica Murrain.

En busca de la causa de la violencia machista.

Oscar Eduardo López, un bogotano de 24 años que se dedica a la música y al periodismo, no sabía cómo lidiar con la infidelidad de su novia cuando llamó a Calma.

“La culpa por no haber estado a la altura de las voluntades de mi pareja me estaba generando problemas muy profundos, el cuerpo se me dormía, decía cosas de las que no era muy consciente, y cuando fui a buscar ayuda donde mis amigos o mi familia me encontré con ‘oiga, supérelo’ y ‘oiga, así es la vida, pase la página'”.

En Calma, asegura López, encontró un interlocutor imparcial, paciente y desinteresado que le hizo entender “que la ruptura y la infidelidad no eran culpa mía, sino una decisión de ella que poco o nada tenía que ver con lo que yo hice”.

A diferencia de otras capitales de América Latina, Bogotá lidera las cifras nacionales de violencia intrafamiliar: solo Casanare, Arauca y Meta —ciudades del oriente llanero— tienen tasas más altas de agresiones dentro del hogar.

“A pesar de todos los avances que ha hecho Bogotá en términos de seguridad, conciencia ambiental y comportamiento urbano, existe una deuda en lo que se refiere a violencia de pareja”, explica Murrain.

Según datos oficiales, 5 de cada 10 hombres en Bogotá creció sin su padre como principal figura masculina. “Y cuando el padre no está ausente, está violentando”, dice Cepeda.

“Es un problema de salud pública”, añade Murrain. “Sabemos que emociones como los celos son los predictores de violencia. Entonces con un tratamiento adecuado y profesional de esas emociones podemos prevenir la violencia”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social profiles