Estoy en una relación homosexual pero no me digan lesbiana

Todas las personas queer merecen ser abiertas y orgullosas de quienes son.

Artículo traducido por Fabián Cardona exclusivamente para Revista Machio.
Tomado de MIC Foto de rawpixel.com tomada de Pexels .

Cuando mi compañera estaba empezando su embarazo empezamos a entrevistar nuestra nueva empleada del servicio y la que más nos gustó nos djo: me siento muy cómoda alrededor de lesbiaanas.

El problema es que no somos lesbianas.

Es decir, yo soy una mujer bisexual y mi compañera es una mujer de género fluido. Se lo dijimos de una forma clara pero concisa, y ella estaba buscando caernos bien, tanto que nos contó sus aventuras con amigas lesbianas en la década de los 90s.

Lo entiendo, soy queer, no es algo que pueda ocultar, tan queer que alguna vez consideré viajar a Argentina a casarme cuando en Colombia no existía el matrimonio igualitario. Todo en mi vida es queer, mi familia, mi corte de cabello, las botas que uso, los conciertos a los que voy.

Pero nada de eso me hace lesbiana, y cuando me dicen así me acuerdo que la forma en que las personas me perciben es más importante que la forma en que yo me identifico.

Me demoré tres años en salir del clóset frente a mi mamá, le dije que era bisexual cuando yo tenía doce años, luego cuando cumplí los 17, y a los 21 le dije que estaba saliendo con una mujer, las dos primeras veces que salí del clóset fueron olvidadas apenas regresé a salir con algún hombre.

Ahora el problema es otro, como estoy en una relación seria con otra mujer, me perciben fácilmente como una lesbiana, es muy díficil mantenerse visible como bisexual en una sociedad como la actual, entendemos que una persona es gay o hetero dependiendo de quién sea su compañero, y las relaciones estables se ven como el final, como si la bisexualidad fuera temporal.

La gente considera la bisexualidad como una mezcla de heterosexual y homosexual, todo lo que hacemos es dividido en pertenecer a uno u otro bando.

La bisexualidad es aún tabú en círculos en dónde ser gay es aceptado, y el silencio que la rodea mantiene la presunción de que es algo raro y que debe ser vergonzoso ideintificarse como bi. Necesitamos una comunidad fuerte para que disminuya el acoholismo, la violencia de pareja y el riesgo de contagio de enfermedades de transmisión sexual y así podamos ayudar a las nuevas generaciones que se identifican como bisexual.

Algunas lesbianas me han dicho que las mujeres bisexuales en relaciones lésbicas estables las hacen ver mal, eso siempre me ha preocupado. Algunas mujeres en ambientes académicos se han identificado como bi y les han recomendado encontrar otra preferencia sexual. Vean como es el mundo de loco.

Todas las personas queer merecen ser abiertas y orgullosas de quienes son, la invisibilidad de la bisexualidad en la sociedad actual hace que no existan espacios seguros para nosotros vivir con tranquilidad. Por estar en una relación lésbica no debería tener que perder mi identidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Social profiles