Fuente: Revista Esquire.

Porque más es más. Conoce el truco.

¿Creías que nuestro aparato reproductor no era un músculo que puedes ejercitar? Te equivocas, tu rutina de gimnasio no sólo embellece tus pectorales, sino tu herramienta reproductiva.
Levantar pesas aumenta tus niveles de testosterona, te ayuda a quemar grasa y disminuye tu estrógeno, por lo que el camino a un mejor sexo pasa por el gimnasio.


¿La clave? la libido, la cual se deteriora cuando dejas de hacer ejercicio, por lo que si tu cuerpo no se siente lo suficientemente motivado, tu pene tampoco estará al 100% de su rendimiento. Pero ojo, este ejercicio de pesas que te recomendamos no es directamente proporcional a un mejor sexo, ya que el sobre estimulamiento puede ser también perjudicial para tu vida (o no afectarte en absoluto, quién sabe). Dañar tus músculos con una rutina severa no te dará buenos resultados en la cama, además de dejarte agotado para el acto.

Además, existe un error común: que el sexo te roba la energía para hacer más tarde deporte, argumento que no se ha demostrado por el momento (sí, todos hemos oído las historias de deportistas a los que se les prohibe tener sexo antes del partido).

Es por eso que no debes de abandonar el deporte para mejorar físicamente en la cama, ya que todo es psicológico. Y al final del día el sexo es como el deporte, el entrenamiento lo es todo.

Imágen tomada de Tumblr.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Social profiles