Revista Machio

#BigoteMulticolor

Entendí que hay hombres que tienen sexo con otros hombres sin ser gay

Foto de Toa Heftiba Şinca disponible en Pexels.

Fue una broma muy pesada que la evolución pusiera nuestro punto G algunos centímetros dentro del ano, o bueno, ese no es el problema, más bien la masculinidad tóxica hizo que ser penetrado fuera  un motivo de vergüenza.

Todo se remonta a la edad antigua, recuerden que las mujeres no eran consideradas ciudadanas, no tenían derechos, no podían tener propiedades, dentro de los matrimonios las mujeres daban compañía, realizaban labores domésticas y procreaban, todo eso mientras los hombres andaban con otros hombres, tener sexo con otro hombre era considerado normal siempre y cuando no se fuera el pasivo (recordemos el artículo sobre la homosexualidad en el antiguo Egipto).

Regresemos a un pasado más cercano, cuando estaba en el colegio, y descubrí mi sexualidad me conseguí un grupo de amigos que me llevaron de su mano en el nuevo mundo que estaba explorando, conocí de pasivos y activos, aprendí (erróneamente) por osmosis que no podían haber bisexuales pasivos, los llamábamos cacorros, creo que aún hoy siguen usando el término.

En la mente cerrada de  mi yo adolescente, y basándome en las experiencias que había tenido hasta ese momento, los hombres que tenían sexo con hombres pero tenían novia únicamente eran activos, no se dedicaban a relacionarse de manera romántica con uno sino que era un acto puramente sexual, que equivocado estaba.

Por muchos años pensé que un bisexual pasivo era sólo un marica de clóset que no se aceptaba como era, pero la vida tenía cosas qué enseñarme.

Después de tres relaciones largas, estoy en una sana soltería y me he podido dar cuenta de que el espectro de la sexualidad va mucho más allá de lo que entendemos dentro de las definiciones, bisexual, homosexual, heterocurioso, heterosexual son conceptos  desactualizados.

He conocido hombres con novia que me han dejado muy claro que no tienen interés romántico en mi, no se acuestan pensándome, ni se imaginan que llevemos una relación de novios, pero sí han dejado claro que les gusta hacer el amor, o más bien les gusta que yo les haga el amor, por ejemplo Juan no se considera homosexual, ni siquiera bisexual porque según él no tiene atracción sexual hacía otros hombres, sólo yo.

Otros con novia me han contado sus historias, habían tenido interés en experimentar su sexualidad desde que eran niños, Fernando me contó que a los 12 años comenzó a masturbarse con porno gay y se imaginaba siendo pasivo pero nunca tuvo la oportunidad de experimentar nada, vive en un ambiente muy tóxico no podría dejar que nadie se diera cuenta que le gusta ser pasivo, luego me empezó a ver por ahí hasta que un día se animó a hablarme y ahora somos más que amigos, me contó que le ha perdido el interés al sexo con su novia y cada día se imagina haciendo el amor conmigo más frecuentemente, no hemos hablado de temas románticos, y sí me ha aceptado que conoce otros hombres que le llaman la atención, algunos compañeros de trabajo y jefes. ¿Cómo sería la vida sexual de Fernando si la masculinidad tóxica y el tabú frente  a ser penetrado no le hubiera impedido explorar su sexualidad desde antes?

Otro con novia era casi el novio perfecto, atento, detallista y romántico, pero tenía muy claro que lo suyo eran las mujeres, pero cuando estaba a mi lado podía enredarme más fácil que un duende en un guadual.

Federico tiene a su esposa en embarazo, le gusta jugar PlayStation conmigo, pero también le gusta hacerme sexo oral, recibir besos negros y eyacular mientras lo dilato, es cuestión de tiempo para que se deje penetrar, él decidió dar un paso adicional: me nombró padrino de su hijo en camino, ya conozco a su esposa, sí Federico es un hijueputa.

¿Saben qué tienen en común esos hombres? Que ninguno se considera algo distinto a heterosexual, y que aparte de eso les gusta la experiencia del sexo homosexual sin todo el peso que trae sentir una atracción romántica por mí. He aceptado con gusto el papel que desempeño ahora, soy el homosexual activo discreto que siempre odié, no digo discreto porque no se me noté que soy fan número uno de Britney, sino porque no me interesa perseguir a ninguno de esos hombres, no me interesa sacarlos de su clóset, las engañadas son sus novias, no yo, yo sé que ellas existen, ellas ni se imaginan que yo hago parte de la vida sexual de sus novios, y eso está bien.

Abogado inquieto por temas de tecnología, inclusión e igualdad.
View all posts

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos en esta categoría: