Fuente GQ.

1: Si quieres sentirte como una oveja rapada en el verano.

David Ortmann, fisioterapeuta y sexólogo, dice que rasurarse las bolas puede hacer que el calor del verano sea más tolerable. Por otro lado, el vello púbico ayuda al sudor a contenerse, lo que significa no tener testículos remojados. El punto es que debes hacer lo que se te dé la gana. Rasúrate porque crees que es una experiencia divertida que te hará sudar menos. Eso significa que solo debes rasurarte las bolas si así lo quieres. Hasta puedes hacerlo con cera o láser, lo que más te convenga. (Te aseguro que no podrías con eso).

2. Si tu pareja te lo pide.

A nadie le importa demasiado la situación púbica de los demás. Pero si estás en una relación y quieres ser considerado, tal vez deberías preguntarle a la persona con quien estás cuáles son sus preferencias púbicas. Algunas mujeres que están totalmente depiladas, prefieren que su pareja tenga ese look velludo y con olor a hombre en su novio. “Busca lo que te dé placer a ti y a tu pareja y encuentra un balance”, dice Ortmannn. Pero Ortmann también señala que, si las cosas están un poco fuera de control allá abajo, tal vez lo mejor sea recortarlo un poquito. “Todos hemos tenido vello púbico entre los dientes, y no es nada hot. Aún no he escuchado de ese fetiche”, dice. Para hacer fact-checking busqué “vello púbico en los dientes” en la red social de fantasías FetLife. Solo una persona en ese lugar se dijo “interesada y curiosa”. FetLife tiene más de 3.5 millones de usuarios.

Cómo hacerlo sin terminar con heridas:

Ortmann compartió conmigo las mejores y más seguras maneras de depilar los testículos. Los únicos que tengo son metafóricos, así que nunca antes lo he hecho. Aquí están los métodos ultrasecretos para una rasurada perfecta:

1. Si tienes tina, vierte dos cucharadas de aceite de bebé en la bañera (mantiene la piel suave y suaviza el vello).

  1. Siéntate en la bañera y masajea tus genitales. Si te quedas lo suficiente adentro, ni siquiera vas a necesitar crema de rasurar.
  2. Utiliza una rasuradora (claro, si está conectada la corriente de luz, no lo hagas en la bañera) si tienes demasiado vello.
  3. Utiliza un rastrillo nuevo, y recuerda no usarlo después en tu cara o viceversa.
  4. Aplica más aceite de bebé en la zona.
  5. Si vas a deshacerte de todo el vello, sujeta la cabeza del pene, levántala y lleva el rastrillo hasta la base del pene.
  6. Una rasurada, limpia la navaja, otra rasurada, vuélvela a limpiar.
  7. Intenta tensar bien la piel de los testículos para alisarla y darte una rasurada más al ras.
  8. Ponle acondicionador al pene, testículos y perineo (todo lo que rasuraste) para evitar que el que empiece a crecer no lo haga demasiado espinoso. Enjuaga.

En conclusión, ¿necesitas rasurarte los testículos? Solo si así lo deseas. O, si quieres sentirte como todo un caballero, solo si tu pareja te lo pide. Pero recuerda: aceite de bebé. Cortarte los testículos no es bueno ni para ti ni para tu pareja.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social profiles