3 maneras de consentir el clítoris

El interruptor que tanta felicidad da a las mujeres es tan versátil de activar, que necesitas conocer las formas en que puedes estimularlo… o ella a solas o mientras ves cómo lo hace.

Fuente. Photo by Rodolfo Clix from Pexels

Para empezar, debes saber que el clítoris tiene más de 8,000 terminaciones nerviosas, y por ellas, ese pulsador es capaz de lanzar intensas descargas al cuerpo que gracias al cerebro, se convierten en placenteras sensaciones que con nada se comparan.

¿Qué es el clítoris?

Vale decirte —nuevamente— que el clítoris se encuentra en el exterior de la zona genital y abajo del Monte de Venus (donde nace el vello púbico que, acariciando esta hebras, se despierta una sutil excitación que también puedes explorar).

Su estructura se conforma de una punta o glande, prepucio (sí, se parece a un pequeño pene) y brazos o cuerpos cavernosos, mismos que se extienden por los labios en medio de los interiores y externos. Conociéndolo, confirmarás que es un gran proveedor de placer, pues abarcan buena parte de los genitales femeninos.

Siempre debe ser estimulado delicadamente y con movimientos suaves, ya que es muy sensible y hay riesgo de que sea doloroso si se trata con rudeza.

Amigo de la fecundación.

Pero contrario a lo que se sabía, que da orgasmos única y exclusivamente, además, es esencial en el proceso de fecundación, ya que su estimulación activa el cerebro para crear procesos en el tracto reproductivo que ayudan en mucho a que haya un ambiente ideal para recibir a los espermatozoides y así hagan mejor su trabajo.

Dicho eso, te enumeramos las distintas maneras de consentirlo.

Manual.

  • La primera es recorrer suavemente con una o varias yemas dactilares toda la estructura del clítoris, esto para ‘calentar’ la zona, tomando en cuenta que la parte más sensitiva es el glande. Puedes hacerlo con los dedos índice y medio en forma de V, deslizando de arriba hacia abajo en los brazos del clítoris (una forma de masturbarla). Pregúntale dónde ha sentido más placer y a qué ritmo, y así conocerás su particular disfrute, porque cada mujer tiene su proceso.
  • La palma de tu mano entra en acción. Con el también llamado Monte de Venus, que es el área acojinada de la palma después del pulgar, puedes presionar ligeramente y acariciar la zona del glande, bajando de vez en vez hacia los labios exteriores con la palma completa.
  • Ella te dirá cuánta presión y qué movimientos son los ideales para seguir excitándola. Notarás cómo esta parte se va llenado de sangre, pues comenzará a palpitar y calentarse.
  • Incluir golpecitos es súper excitante. Hazlo con los dedos completos en V sobre los labios mayores, midiendo el ritmo y la intensidad de cada pequeño impacto para descubrir qué es lo que necesita, camino hacia el placer máximo. No olvides usar lubricante en todo el proceso para no lastimarla.
  • Hay que atender el glande específicamente. Puedes alternar golpecitos, roces, movimientos y presión como lo hiciste antes en toda la estructura y piel que la circunda. Todo esto vale también para que ella se consienta en solitario o a tu lado.

Oral.

La lengua tendrá el rol protagónico. Ya sea que haga lo que los dedos han realizado anteriormente o aplicará su propio método. Lo especial de usar este elemento con vida propia es la lubricación natural, y que sea la boca también sumará frío y calor, pues la respiración o sutiles soplos templarán lo que se caliente y la sangre nuevamente avivará la zona y así sucesivamente. El cambio de temperaturas es un increíble estimulante. Los besos y roces con los labios están incluidos. Y de paso, aprende cómo darle sexo oral.

Con juguetes.

Los hay de las más diversas formas que se adaptan a este detonador, así como a las partes tanto exterior como interna de los genitales femeninos. Además de consentir especialmente el clítoris, están los que juegan con otros puntos erógenos de esta área al mismo tiempo. Los ejemplos:

  • El vibrador sencillo que consiente el área externa.
  • El vibrador doble en forma de U, que además del bulbo que mima el exterior, tiene otro, el cual penetra la vagina.
  • También está el consolador que, aparte, tiene un succionador que trabaja en la punta del clítoris, uno de los juguetes sexuales para regalarle.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social profiles