¿Es hora de superar la Salida del Clóset?

Dice la *Dr Kate Tomas que el rito de salir del clóset refuerza una estructura heteronormativa.

Artículo traducido por Fabián Cardona exclusivamente para Revista Machio. Tomado de Attitude Magazine.

El día internacional de Salir del Clóset se celebrará el 11 de octubre de 2021, y así como en el 2020, la posibilidad de que veamos celebridades alrededor del mundo declarándose como lesbiana, gay, transexual o queer, es bastante alta.

El acto de salir del clóset es un momento grandioso para todas las personas que lo realizan, pero es bueno entender que ese rito de nuestra comunidad tiene sus raíces en la opresión y división.

La «sacada del clóset» es un acto con el que las personas que aún no lo hacen son continuamente amenazadas, especialmente para aquellos que por su seguridad no lo pueden hacer (digamos en países de África y el Medio Oriente) el acto de salir del clóset no se puede volver una obligación porque no los hará libres, de hecho los oprimirá mucho más.

Salir del Clóset es un acto usado por la cultura dominante (la heterosexual) para establecer lo que es lo «normal». Mientras que los heterosexuales no tengan que salir del clóset como heterosexuales, debemos preguntarnos si debemos ejecutar un acto que nos identifica como la excepción y así mismo nos marginaliza.

Por supuesto, para las personas con menos privilegios sociales y culturales, la salida del clóset es un acto que les permite reafirmarse y mostrar su yo auténtico. Pero creo que es posible declarar una voz como disidente de la cultura dominante sin, inconcientemente, apoyar la opresión que eso genera.

Uno de los conceptos más opresivos de la cultura actual es el binario, ese que indica que hay dos polos opuestos, un concepto que no es moderno, pero tampoco es universal.

Cerca del año 350 antes de Cristo fue Aristóteles quién, buscando entender el mundo, creó una lista de 10 principios y su contraparte, en un lado estaban los conceptos de: hombre, recto, luz, bien, y en el opuesto: mujer, torcido, oscuridad, maldad. Con una idea de hace más de 2000 años hemos heredado un sistema de opresión que ha sido pasado de generación a generación.

Es así como salir del clóset implica un paso, pasar de la oscuridad a la luz, de la sombra a la claridad.

El colonialismo occidental aún domina el poder y la influencia y usa el concepto de binario para continuar la opresión. La idea de que el gran espectro de experiencias humanas, sentimientos, preferencias, habilidades de amor y sexualidad, puedan ser clasificadas en dos bandos es más que simple e inexacta, es ridícula, violenta, reducida. Es la antitesis de lo que es sentirse queer y la liberación LGBTI.

La palabra «queer» y «queerness» son no binarias, por lo tanto más útiles para representar lo que somos. El concepto de ser «queer» es poderoso porque rechaza la idea de lo binario, rechaza la idea de que si uno no es heterosexual entonces tiene que ser homosexual, ser «queer» es ser lo otro, lo distinto y rehusarse a ser categorizado.

El concepto de Salir del Clóset o no hacerlo, también refuerza ideas de verguenza y miedo. Las personas queer muchas veces se sienten presionadas para dejarles saber a los demás que son queer, como si de alguna manera ocultarlo fuera algo sin ética, como si fuera algo que se tuviera que dar a conocer obligatoriamente.

Salir del Clóset es un acto que debe ser discutido por nuestros hermanas y hermanos de la comunidad, poder reflexionar sobre el tema y empezar un proceso de autoexaminación, de cambio, de diálogo.

*La Doctora Kate Tomas es una mujer queer, anticapitalista, con un grado de Doctorado en Teología Filosófica de la Universidad de Oxford.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social profiles