Sexo gay y censura: Cómo nuestros espacios están siendo obligados a cambiar

Mientras la cultura gay es aceptada más fácilmente en espacios populares su identidad sexual cada vez es mas ignorada.

Artículo traducido por Fabián Cardona exclusivamente para Revista Machio.
Original en Instinct. Foto Pexels.

Mientras la cultura gay es aceptada más fácilmente en espacios populares su identidad sexual cada vez es mas ignorada.

 Lejanos están los días en que los hombres gay podían disfrutar un sitio lleno exclusivamente de otros hombres gay. Ahora los hombres gay estamos perdiendo lugares que tanto necesitamos. Espacios de expresión dónde la atracción y la inclusión está garantizada.

Ahora nuestros bares gay están siendo popularizados por la sociedad. El lugar de moda. Ahora un hombre gay entra a un bar gay lleno de personas heterosexuales que están siendo atráidos por nuestra música, el ambiente, o la libertad de estos lugares, y estos bares son espacios seguros para las mujeres y los hombres heterosexuales.

Claro, algunos espacios exclusivos aún existen como la tienda de juguetes sexuales que tiene un cuarto oscuro en la parte de atrás, o los saunas que son visitados por hombres bisexuales u homosexuales, pero esos espacios no son aptos para TODOS los gais.

Bueno, existen las aplicaciones para el celular, Grindr, Blued, y Scruff por mencionar algunas, éstas se han vuelto la herramienta más importante para interactuar con otros homosexuales, espacios digitales en dónde se puede conversar pero más que todo se empieza cacería para conseguir el nuevo hombre para tener sexo.

Pero la distancia de nuestras pantallas ha creado distancia en nuestros corazones. Hemos evolucionado en una deshumanización del otro ahora preferimos un culo en suspensorio o un torso sin cabeza. Los gais siempre hemos sido muy sexuales pero la era digital nos ha vuelto menos empáticos.

Y peor aún, todos estos espacios digitales están siendo atacados por los espacios populares y la sociedad que nos acepta.

Grindr fue demandado por un usuario que al ver que su expareja usó varias cuentas en la aplicación para enviar desconocidos a su lugar de residencia. Pero en vez de llevar al juzgado al ex decidió demandar a la aplicación con el argumento de que hubo un error en el monitoreo de los usuarios. De ser hallado culpable Grindr el caso podría cambiar la industria en general. Las compañías aumentarían el control y la vigilancia sobre sus usuarios, creando reglas más estrictas.

Ya se puede ver porqué un cambio así sería malo para nosotros y el mundo en general, miremos los ejemplos de Scruff, Tumblr y Facebook.

El mes pasado Scruff actualizó sus políticas de registro y prohibió como fotos de perfil aquellas con suspensorios, ropa interior o bikinis, algunos celebran ese cambio como una forma de humanizar la interacción digital, pero el cambió se dió por la presión ejercida por Apple y su tienda de aplicaciones, Scruff quiere seguir siendo parte de Apple y para esto modifica el espacio gay haciéndole perder su identidad.

Tumblr tiene una historia similar, fue retirada de la tienda de aplicaciones de Apple porque ciertos post con pornografía infantil, para corregir ese error la aplicación decidió vetar todo contenido sexual, si una imágen tiene muchos pixeles de color piel es bloqueada por un robot de censura, en esa censura se ha visto que varios usuarios LGBTI han visto sus post o perfiles bloqueados o eliminados, algunos con razón, muchos sin ella.

Luego tenemos Facebook, desde que el sitio fue usado para esparcir noticias falsas e influenciar las votaciones presidenciales de Estados Unidos decidieron cambair sus políticas de comunidad, muchos perfiles en Facebook han sido vetados por compartir contenido LGBTI, en este caso sólo incluir ciertas palabras o términos producen el bloqueo, el logaritmo de Facebook ha causado que muchos post LGBTI sean compartidos con menor frecuencia, y también las personas ven mucho menos contenido gay, la inhabilidad para alcanzar el público hace que la gente se resigne a cumplir con los requisitos del gigante.

Hablemos de los anunciantes, ellos siguen apoyando el contenido LGBTI pero aquél que se encuentra en un término más familiar, más apto para todo público, algunos sitios famosos como BuzzFeed o Huffington Post tienen secciones exclusivas para el contenido gay con la censura apropiada para estar en estos sitios.

Es obvio que hay un cambio, mientras que los hombres gay son más aceptados en la cultura popular, estamos siendo obligados a movernos bajo sus restricciones, nuestros espacios gay, digitales y físicos cada vez se diluyen más en la sociedad actual, mientras tanto nuestra identidad y nuestras expresiones están siendo presionadas u obligadas a desaparecer.

No todos los homosexuales se sienten identificados con la sociedad hipersexualizada, y están de acuerdo con esa reducción en el contenido sexual de nuestras interacciones, es una pérdida que dejen de existir saunas o cuartos oscuros pero como comunidad hemos avanzado y ya el sexo no es lo único que nos define.

Los hombres gay pueden ganar medallas de oro, ser negociantes exitosos, actores, cantantes, políticos, profesores, abogados, trabajadores de construcción y demás. El sexo es sólo una parte de lo que significa ser un hombre gay.

Es algo muy difícil, los hombres gay hemos luchado por mantener nuestra existencia e identidad, pero al mismo tiempo seguimos siendo definidos por nuestro amor al sexo anónimo en lugares de segregación.

Estamos siendo atacados por la censura y tenemos que luchar contra eso. Pero nuestra felicidad no está determinada exclusivamente por nuestro derecho a tener sexo sino nuestro derecho a tener sexo, a amar y a vivir.

One thought on “Sexo gay y censura: Cómo nuestros espacios están siendo obligados a cambiar

  1. Me gustan estas reflexiones qué haces , habría que revisar estas ideas y modos de ideologías de los gay . Para analizar los pros y contras . Esta subcultura gay podría estar muy estereotipada, pienso que los gay podríamos ser más naturales y espontáneos y no someternos a moldes y estereotipos aprendidos por la condición marginal que padecemos .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Social profiles