¿Por qué los homosexuales parecen más cansados que los hetero?

Quizá desde jóvenes queremos ser tan perfectos en todo que nos olvidamos que somos humanos y necesitamos tomar descansos.

Artículo traducid por Fabián Cardona exclusivamente para Revista Machio.
Tomado de
Advocate Foto de Lukas Bieri desde Pixabay.

He notado como mis amigos homosexuales se ven más ocupados y cansados que mis amigos heterosexuales. Admito que muchas veces los gais nos esforzamos más para lograr nuestras metas y es difícil bajar el ritmo. ¿Existe una forma de estar más relajados?

Para los gais es muy complicado manejar el tiempo, muchos de nosotros intentamos tenerlo todo, vamos al gimnasio con cierta frecuencia, respondemos rápidamente los mensajes en nuestras redes sociales, estamos pendientes de la moda, nos preocupamos por la alimentación, somos activos socialmente, graciosos, nos encargamos de mantener un apartamento limpio pero bonito, invertimos mucho esfuerzo en mantener una relación estable, somos buenos hijos, vamos a buenas fiestas y tenemos una vida sexual grandiosa.

Los heteros que conozco son más relajados, se sienten más cómodos con el tiempo libre y haciendo menos o haciendo nada.

No tengo el soporte científico de lo que estoy argumentando pero con mis sesiones de terapia he llegado a la conclusión de que eso es una causa directa de «crecer siendo gay» en un mundo lleno de homofobia.

Me explico: muchos hombres intentamos ser más, lograr más para no ser «un marica más» Porque cuando estamos creciendo que a uno lo tilden de marica puede significar la muerte social y algunas veces la muerte real.

Hacer muchas cosas y hacerlas bien es muy refrescante para nuestra autoestima, algunas veces nos trae problemas como conflictos con compañeros de clase o de trabajo que nos envidian o nos ven como una competencia.

Aprender a ser más relajados no es una tarea fácil requiere que analicemos nuestros motivadores inconcientes, quizá debemos entender que el primer paso es entender que nuestras necesidades personales deben estar por encima de las expectativas de familiares y amigos.

Existe el riesgo de que si nos relajamos con nuestras actividades nos aburramos o aparezcan nuevas inseguridades o situaciones que nos generen ansiedad, es bueno prepararse para responder preguntas como ¿Si no estoy produciendo aún valgo lo mismo? ¿Que hacer con mi tiempo libre?

Podemos enfocarnos en sesiones de meditación o yoga, que nos ayuden a aprender a estar en paz con nosotros mismos y desligar nuestro valor personal de las cosas que podemos proveerle a la sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Social profiles