¿Por qué escogemos a los hombres equivocados?

Matthew Hussey cree que la razón por la que alguien acaba una relación es normalmente algo que se sabía desde el principio y se hubiera podido percibir si realmente se prestara atención o no se estuviera ignorando a favor de nuestros deseos.

Artículo traducido por Fabián Cardona exclusivamente para Revista Machio, original en Attitude. Foto Pexels.

Besé un hombre comprometido. De nuevo.

No era mi intención, pero estaba llegando a un punto en el que imaginaba a todos los esposos de los hombres que había besado armando una cacería en mi contra.

Lo interesante de esos tipos era que fallaban en contarme que tenían pareja… Excepto cuando estaban buscando un poco de picante en su relación.

Es imposible olvidar mencionar que estás viviendo con alguien pero mencionarlo bloquearía su deseo de tener sexo con alguien que no fuera su pareja.

Quizás no les importaba mencionarlo porque a su propia pareja no les interesa y porque su objetivo es algo físico que no trasciende más allá de sexo casual e irrepetible.

Pero tampoco actuaban como si tuvieran pareja, digo besarnos es la parte fácil pero es innecesario llenarnos con frases como «hacía mucho tiempo no se sentía así con alguien» y «fue una experiencia increíble» aunque creo que eso hace parte de besarse con alguien que está usando drogas.

Para mi él era un hombre más que yo besaba mientras estaba ebrio, pero no era el único hombre que mostraba interés en mi cuando tenía pareja estable… ¿Acaso eso es lo único que puedo traer a mi vida? ¿Acaso el destino me está diciendo que sea el mozo?.

Y tampoco estoy hablando de un par de personas, eran demasiados en la última década. Primero es un asunto de química, cuando perdemos nuestros seridos a temprana edad el estrés hace que nuestra corticosterona aumente, similar al síndrome de abstinencia de los drogadictos.

Sólo cuando estamos conectados de una forma especial con alguien la oxitocina nivela esa ansiedad.

Otra teoría es la atracción hacía lo inconcluso, en dónde nos encarretamos con hombres que casí se comprometen con nosotros antes de desaparecer para siempre.

Una de las razones por las que creamos éstas relaciones es porque anhelamos repetir nuestros momentos de abandono y rechazo y poder arreglarlo, aunque duela, lo familiar es más cómodo que la verdadera felicidad.

Quizás es la razón por la que tantas personas evitan meterse en relaciones. ¿Seré yo el que le teme al compromiso? ¿Son los hombres que elijo? ¿Será que elijo esos hombres porque en el fondo no quiero comprometerme con nadie?

El sicólogo Ken Page asegura que sufrimos de un patró de vuelo, escogemos los hombres equivocados, evitamos situaciones sociales, hablamos por chat pero nunca concretamos salidas en persona, preferimos el sexo casual a una relación estable, no somos auténticos., Ken piensa que sólo cuando salimos de ese comportamiento predeterminado encontramos el amor verdadero, porque al final cada hombre que atraigamos hacía nuestro yo falso, ese que creamos para redes sociales y sitios de rumba, nunca será apropiado porque no estará interesado en nuestro yo verdadero.

Por primera vez en mucho tiempo mi ánimo para encontrar pareja estaba decayendo pero de pronto era algo bueno, así como cuando las personas duran mucho tiempo dentro de una mala relación y luego salen triunfantes y convertidas en alguien más fuerte.

Yo no salí de una mala relación, en vez de terminar con un novio tuve cientos de horribles mininovios.

Matthew Hussey cree que la razón por la que alguien acaba una relación es normalmente algo que se sabía desde el principio y se hubiera podido percibir si realmente se prestara atención o no se estuviera ignorando a favor de nuestros deseos.

Es entonces cuestión de aprender a identificar las señales de alarma y vivir como somos realmente, sé que no estaba temoroso de comprometerme con alguien y también estaba dispuesto a abrirme en una forma íntima.

En el peor de los casos tendré que conseguirme mi esposo perfecto de la misma manera en que Angelie Jolie se lo consiguió… Eso parece ser lo que quiere mi destino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Social profiles