La bisexualidad masculina sí existe

Un estudio científico comprobó lo que siempre habíamos sabido.

Foto de Sharon McCutcheon en Pexels.

Michael Bayley y su equipo de investigadores de la Universidad de Northwestern en Evanston, llegaron a esa conclusión después de hacer un análisis de todos los estudios sicológicos publicados desde el año 2000 y hasta el año 2019 en cuatro universidades: Northwestern, Centro para la Adicción y la Salud Mental de Toronto Canadá, La Universidad de Essex del Reino Unido y La Universidad Cornell de Nueva York.

Los estudios habían sido realizados con más de 600 participantes con edad promedio de 29 años.

Los estudios analizaron la erección de los hombres cuando recibían estimulos eróticos femeninos y masculinos, así encontraron que todos variaban desde heterosexuales, bisexuales hasta homosexuales.

El estudio confirmó la teoría de Alfred Kinsey de 1948 que dice que la sexualidad es un espectro, en una escala de 0 a 6, siendo cero heterosexual, y siendo 6 homosexual.

En el estudio cerca de 100 hombres no mostraron excitación con ninguno de los estimulos femeninos o masculinos, pero cerca de 500 mostraron alguna tendencia entre 2 y 4 en la escala de Kinsey.

De ese grupo, 178 se habían descrito como heterosexuales, 102 como mayoritariamente heterosexuales, 139 homosexuales, y 70 mayoritariamente homosexuales.

De los 117 restantes que se identificaron como bisexuales, 46 estaban más cerca del espectro heterosexual, 37 más cerca del espectro homosexual, y 34 bisexuales.

Cabe resaltar que varios bisexuales se definieron dentro de la escala 2 pero sus resultados mostraban más cerca de la escala 3.

Esto ayudará a romper el estigma de que los hombres bisexuales no existen, muchos son considerados homosexuales de clóset, cuando, como la ciencia explicó, si existen escalas de preferencia sexual aplicables.

Es un error repetido por aquellas personas que se identifican como heterosexuales u homosexuales y consideran que nadie puede estar en el intermedio.

El estudio fue publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social profiles