Hablemos de racismo sexual

Es justo que entendamos cuando somos discriminatorios dentro de nuestra comunidad así pensemos que es aceptable, no lo es.

 Foto tomada por WenPhotos, Articulo traducido por Fabián Cardona en exclusiva para Revista Machio, Tomado de Mic

Los hombres gay por lo general sentimos nuestra orientación sexual desde muy niños. Cuando yo estaba pequeño recuerdo que quería ser la Ginger Spice. Cuando hablamos de la lucha moderna por los derechos de igualdad para la comunidad LGBTI, es imperativo recordarles a los heterosexuales que nosotros nacimos así.

Los hombres gay de raza blanco nacieron siendo gay, pero fueron criados y socializados como hombres blancos, el grupo social con mayores privilegios en Estados Unidos y muchos países alrededor del mundo, y acá aparece una verdad incomoda: los hombres gay blancos tienen un nivel de poder desproporcionado dentro de la comunidad gay.
Ese privilegio eleva a los hombres gay blancos por encima de los hombres con un color de piel distinto, negros, asiáticos o latinos. Ellos lideran los personajes gay que vemos en la tv y en revistas, los hombres homosexuales blancos establecen el estándar de belleza dentro de la comunidad y por el cual somos medidos todos sin discriminación. Si queremos erradicar el racismo dentro de la comunidad LGBTI los hombres blancos deben reconocer su nivel de privilegio y además, las formas sutiles en que es usado para denigrar minorías.
Como hombre homosexual y latino, sé de primera mano como mi color de piel afecta mis relaciones con grandes partes de la comunidad. Como otros hombres negros, asiáticos, siento el efecto del racismo en mis interacciones con hombres blancos, y quizás la forma más casual de notarlo es dentro de aplicaciones como Grindr, que de cierta manera ha reemplazado los bares gay como lugares de encuentro para los hombres, según un estudio del 2012, cerca del 75% de de hombres jóvenes y homosexuales han usado Grindr para cuadrar sus encuentros sexuales.
En aplicaciones como Grindr, Jack’d y similares, los hombres homosexuales definen sus preferencias respecto a la raza de la persona con la misma fuerza que un hombre heterosexual anuncia sus equipos de futbol favoritos.
Es común encontrar perfiles en dónde los usuarios solicitan que las personas “latinos” “asiáticos” “negros” no los contacten. Llamar esas “preferencias” racismo no es una conjetura, es ciencia, según un estudio del 2015 las preferencias sexuales basadas en razas van directamente relacionadas con actitudes negativas hacia minorías.
Uno puede nacer blanco y gay, pero nadie nace considerando los hombres negros, o latinos menos atractivos, o queriendo sacar cierto color de piel de su habitación.  A diferencia de la preferencia sexual, el racismo sexual es una construcción social, no son innatas al ser humano. En vez de defender ese tipo de racismo, los hombres homosexuales blancos deberían admitir que sus encuentros están basados en prejuicios. Eso no quiere decir que sean malas personas, normalmente son el reflejo de la infancia, la crianza y el tipo de familia de cada quien.  Aceptar que  repite actitudes y creencias racistas es el primer paso para combatir el racismo.
Sé que están pensando: “No es tan grave, es sólo Grindr” Pero  importa, estas aplicaciones hacen parte integral de las relaciones dentro de la comunidad, como uno se comporte ahí importa.
Cuando un hombre gay negro, latino o asiático usa Grindr y encuentra ese racismo sexual tiene efectos devastadores,  encontrar mensajes constantemente que dan la idea que los hombres que no son blancos tienen menos valor frente a los demás, negros y latinos, asiáticos experimentan racismo interno, menor nivel de autoestima y estrés sicológico.
Ese mismo racismo hace que los hombres se desconecten de estas aplicaciones, por lo tanto desconectándose de una parte de la comunidad que las usa.
Para aquellos que se identifican con lo escrito anteriormente, pueden empezar por cambiar sus perfiles y lo que buscan: digan con orgullo que son pasivos ansiosos, o que buscan un pene de 25 cms.
Es nuestra misión hacer caer en cuenta de esas prácticas de racismo dentro de la comunidad y así interrumpir ese trabajo de décadas en donde las minorías han sido marcadas como indeseables dentro de la comunidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Social profiles