Fui gay cuando era ilegal serlo

Una pequeña introducción a la vida clandestina de los homosexuales cuando en Inglaterra era ilegal ser gay.

Artículo inspirado en el original de Attitude. Foto: SoHo Londres.

Mientras era un adolescente en la Inglaterra de 1950 ser gay era sinónimo de prejuicio y discriminación.

Ser queer, o gay, o «puff» era muy peligroso, ya que todo comportamiento sexual distinto al heterosexual estaba condenado, era criminal y podía ser perseguido por la justicia. Existieron condenas de hasta 10 años por «sodomia», multas muy altas que podían llevar a la quiebra a una persona de clase media, incluso había cárcel para el delito de «indecencia púlica» como por ejemplo cuando eran detenidos hombres con los pantalones abajo en un baño público o intentando cruising en algún parque.

Era normal que la policía usara a cadetes muy atractivos físicamente para ponernos trampas, una aparición en la corte o un reporte en el periódico local era suficiente para acabar con la vida y el matrimonio de cualquiera.

Sin embargo la vida homosexual continuó floreciendo, los baños públicos fueron y siguen siendo un lugar de encuentro para hombres enclosetados, y ya en algunas ciudades grandes se veían bares en dónde la asistencia era casi exclusiva de hombres gay.

Ser un prostituto era casi la única salida para los jóvenes que, de los pueblos pequeños, llegaban buscando oportunidades en la gran ciudad.

Tuve fortuna, después de iniciar mi vida sexual siendo adolescente tuve grandes amistades que me apoyaron y me mostraron que una vida plena se podía lograr. Acepto que muchos otros hombres tuvieron que haber pasado una juventud miserable.

Cuando abran Grindr y cuadren el próximo encuentro, piensen que la vida ahora es mucho más fácil, y que aún existen países donde mi historia de juventud es una realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social profiles