Articulo traducido por Fabián Cardona exclusivamente para Revista Machio, tomado de Instinct Magazine, foto tomada de Pexels.

Durante mi estadía en Nueva York escuchaba sobre casos de racismo que ocurrían a diario, cosa que uno no se imaginaria en una ciudad tan grande y multicultural como esa, todos deberían ser #EquipoIgualdad pero parece que nada está más alejado de la realidad.
Varios de mis amigos me cuentan que con frecuencia son bloqueados en distintas aplicaciones como Grindr o Scruff, solo quizás por tener un color de piel, incluso varios ven como los hombres no se sienten cómodos hablando con ellos en público. Uno de ellos me contó que alguien le dijo: “eres exactamente mi tipo de hombre, pero no sabría como presentarte a mis amigos ya que ellos piensan que solo me gustan los hombres blancos”.
Un evento gay muy popular de cada verano trae 88% de hombres blancos, 7% de latinos y 3% de hombres negros, 1% de asiáticos y razas variadas. Los hombres blancos escasamente interactúan con hombres de otras razas, quizás solo cuando son atractivos o cumplen algún tipo de fetiche, y esos hombres de la minoría se sienten inseguros en esos eventos.
Es común encontrar el trato que se les da a los hombres negros en la pornografía, casi que exclusivamente se interactúa con ellos por tener una verga descomunal.
El racismo está presente, lo escuchamos a diario de algunos de nuestros amigos, y no es fácil pensar en una solución porque muchas personas lo esconden detrás de una fachada de “preferencia”.
¿Cómo podemos solucionarlo? Quizás enfrentando a esas personas, y aceptando que todos somos parte del mismo arcoíris y podemos aportar algo importante a la sociedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Social profiles