¿El porno gay nos está cambiando la forma de ver la masculinidad?

Un nuevo estudio muestra que la pornografía de hombres gay está cambiando la forma en que los hombres nos vemos a nosotros mismos, incluso los heterosexuales.

Artículo traducido por Fabián Cardona exclusivamente para Revista Machio. Tomado de Advocate.

El nuevo libro Gay Pornography: Representations of Sexuality and Masculinity, (Pornografía gay: Representación de la sexualidad y masculinidad), del escritor John Mercer de la Universidad  de la Ciudad de Birmingham sugiere que la iconografía en los videos porno homosexuales y los ideales que esas imágenes representan son mucho mas matizadas y diversas de lo que podrían parecer.

Más que ser unidimensional, la investigación muestra que la pornografía moderna con hombres homosexuales muestra una pluralidad de masculinidades. Desde que se mudó a la internet, se ha visto una explosión en la cantidad y calidad del contenido presentado, diversidad y contenido disponible para los espectadores.

La cantidad de contenido disponible ha hecho que la labor de investigación sea compleja, pero Mercer ha dedicado dos décadas a revisarlo para entender cómo la pornografía gay ha impactado el desarrollo de la masculinidad dentro de la comunidad gay y más allá.

La retórica e iconografía de la pornografía gay está informando la manera en qué los hombres heterosexuales producen sus cuerpos para consumo erótico, lo que impacta el flujo de masculinidades que muchos hombres tienen como ideal en la era moderna.

Foto tomada de Tumblr.

Un ejemplo concreto: el vello púbico, con los cambios en la pornografía, en dónde se prefirió el pene depilado alrededor, la mayoría de hombres adoptaron esa tendencia, lo que alguna vez fue esencial para mostrar varonilidad pasó a un segundo plano por el impacto de la pornografía.

La pornografía también muestra una versión saturada de la masculinidad, tanto que incluye conceptos que por definición son contrarios. Como construcción social, la masculinidad ha cambiado con el tiempo, reflejando diferentes interpretaciones de lo que se considera un apropiado comportamiento masculino.

Durante el siglo 20, la masculinidad era un concepto muy cerrado de identidad sexual, algo tan difícil de lograr pero tan fácil de perder, pero en la pornografía gay se complementan conceptos de masculinidad normativa pero también intrusa.

En ese sentido la pornografía ha logrado quitarles peso a versiones masculinas tradicionales, pero al mismo tiempo produciendo conceptos nuevos de conducta sexual masculina y de desempeño sexual, tanto para hombres gay como heterosexuales.

La pornografía gay es una herramienta muy útil para entender como funciona la masculinidad moderna, si miramos la forma en que el cuerpo masculino es presentado para consumo erótico, vemos como hace parte de una cultura pop y se presenta en una forma en que los hombres de todas las edades entienden.

Foto tomada de Tumblr.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Social profiles