En Brasil crean primera liga de futbol gay

La LGNF nació a raíz de un partido entre dos equipos que promovían la inclusión de la población LGBT en el deporte.

Fuente.

Después de varias reuniones, miembros de dichos equipos fundaron la liga en agosto y el pasado mes de noviembre celebraron su primer campeonato.

André Machado, uno de los fundadores, comenta que la creación de la liga surge “por una intención de visibilizar que hay muchos equipos de fútbol con identidad gay que necesitan una plataforma oficial para poder competir”.

El partido inaugural de la LGNF se dio entre “BeesCats” y “Unicorns”. El encuentro tuvo una amplia cobertura por parte de los medios de comunicación. A partir de la mediatización, equipos de fútbol conformados por hombres homosexuales comenzaron a surgir en varias ciudades de Brasil.

Los requisitos necesarios para formar parte de la LiGay son que los equipos estén conformados por hombres gay, contar con un nombre, poseer uniforme y tener presencia en redes; además, deben tener al menos dos meses jugando de forma constante.

Los equipos surgidos fueron: Sereyos de Florianópolis, Alligaytors de Río de Janeiro, Bharbixas de Belo Horizonte, Futeboys de Sao Paulo, Magia de Porto Alegre y Bravus de Brasilia; con esta suma de escuadras se creó la Champions LiGay que tuvo el primer encuentro en noviembre.

El primer partido de la LiGay se disputó el 25 de noviembre en Río de Janeiro. El campeonato recorrió seis ciudades y contó con ocho equipos. La duración de los encuentros fue de 12 minutos y se disputó con siete integrantes por equipo.

El comunicado de la página oficial de la Liga anunciaba: “Ocho equipos de Brasil se unen para, además de divertirse, jugar también contra el prejuicio que existe en uno de los deportes más homofóbicos”.

Machado explicó que el fútbol entre hombres homosexuales es “más leal, de pocas discusiones; y sirve para exorcizar el trauma que muchos tienen sobre prejuicios en la infancia que los alejó del futbol”.

“El torneo es para probar que los gays pueden jugar al futbol, no somos una restricción. Los jugadores están felices. Somos gestores de un cambio de mentalidad que se hace desde el juego. Yo soy de los que piensa que, para entender la cultura de un país, se debe analizar los rituales que se hacen alrededor de un balón. Y si en esa práctica incluimos a la población LGBT, la cultura podría ser más incluyente. Es un ejercicio para involucrar a todos los actores de un país y demostrar que, en la vida, en la calle y en la cancha todos tienen un lugar”, detalló Machado.

El equipo campeón de la primera edición de la LiGay fue Bharbixas. La próxima edición del torneo arrancará en Porto Alegre. Se espera que ocho equipos más se integren a la competición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Social profiles