Revista Machio

#BigoteMulticolor

Marcha por la diversidad, Armenia 2019

En Armenia el pasado 29 de julio se vivió un hecho completamente de liberación, dónde fuimos a expresar en nuestra ciudad quienes somos, esas lesbianas, esos gays, trans, maricas, maricotas, machorras, afeminados, locas, locotas, personas no binarias y hasta cuirs.

Marchar es un acto completamente político, dónde nos tomamos la ciudad para gritar por nuestros derechos, mostrarnos tal y cual somos, sin prejuicios, sin miedos, sin rechazo. Salir a las calles con carteles, con nuestras identidades de género en alto, con nuestra pareja de la mano es un acto completamente político.

Bajábamos por toda esa carrera 14 y las personas se nos quedaban viendo, unos gritaban otros chiflaban y nos miraban con extrañes, es evidente que para las personas que habitan Armenia y no forman parte de la población diversa, la marcha gay es todo un evento desconocido.

Esta era la tercera vez que salimos a las calles, cada año se observa que vamos avanzando, somos más quienes salimos, somos más los que gritamos y nos expresamos de formas diferentes.

Y ese momento y espacio se configuró en miles de sentimientos, tristeza, alegría, sonrisas, timidez, incomodidad. Éramos personas de diferentes edades las que estábamos ahí, mujeres y hombres mayores que mostraban esa alegría de avanzar y poder hacer lo que en su juventud se les negaba, otros más jóvenes con decisión y lucha presentes con sus parejas, con tacones, maquillad@s, empoderados y los pequeños con sus papás o familiares.

Todos estábamos gritando por lo mismo, por las veces que nos han sacado de un bar, las veces que le soltamos la mano a nuestra pareja, que lo negamos en casa, que nos pusimos la ropa que no queríamos, las veces que lloramos por miedo y por no entender que pasaba.

Solo nos queda decir, que marchar vale, cómo un acto completamente de liberación y político que nos da la posibilidad de mostrarnos ante esta ciudad que le falta todavía mucho camino de procesos sociales y culturales, marchar es un suceso dónde nos legítima como personas que formamos parte de esta ciudad y de esta sociedad, con los mismos derechos, de una vida digna, de ser felices, de ser quienes queremos ser.

Esta publicación fue una colaboración con el autor y no recibió ningún pago ni remuneración por el artículo o las fotografías.

LEAVE A RESPONSE

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Otros artículos en esta categoría: